TRIBUNAL ECLESIÁSTICO METROPOLITANO DE MÉXICO

¿CÓMO RECONOZCO LOS SÍNTOMAS DE ABUSO SEXUAL EN UN MENOR?

 Primero habría que reconocer cuáles son los mitos acerca del abuso Sexual en Menores:

 

  • No es tan grave
  • Sólo pasa en clases sociales bajas
  • No es frecuente
  • No deja secuelas
  • Se comete por personas desconocidas
  • Los niños inventan historias falsas sobre un abuso
  • Si algo le pasara a mi hijo, me lo diría de inmediato
  • Los niños seducen al adulto

 

El Abuso Sexual Infantil se considera una experiencia traumática en la vida de niños y niñas (White, 2006) con profundos efectos en las esferas identitarias, relaciones, cognitivas y emocionales.

Indicadores:

 

Actitud muy sumisa o reflejar una conducta llamativamente rebelde.

Cambio abrupto en la conducta habitual del menor.

Asumen tareas cotidianas que no le corresponden por la edad que presenta, pseudomadurez.

 Posibles signos y síntomas por etapa

Lactancia. (Primera infancia: 3 a 5 años)

 

o Irritabilidad y llanto injustificado.

o Masturbación compulsiva.

o Juegos sexuales inapropiados para la edad del menor.

o Trastornos del sueño (pesadillas, terrores nocturnos).

o Miedos intensos (para ir a la cama, acercarse o permanecer con ciertas personas).

o Cambios notorios en los hábitos alimenticios (por exceso o restricción en la ingesta).

o Crisis de llanto sin explicación.

o Juegos sexuales inapropiados para su edad.

o Dibujos de naturaleza sexual.

o Comportamiento seductivo manifiesto.

o Conductas regresivas (mojar la cama, chuparse el dedo).

o Miedos repentinos o fobias (miedo a la oscuridad, a los hombres, asistentes de servicio en casa)

Niños en edad escolar (6 a 12 años)

 

o Trastornos de aprendizaje.

o Dificultad en la integración al grupo de pares.

o Dolores de cabeza o abdominales que no corresponden a una causa orgánica.

o Fobias escolares, mojar la cama, incontinencia fecal secundaria.

o Dificultad para compartir un vestuario con sus pares por temor a ser visto desnudo.

o Conductas hipersexualizadas.

o Conductas autodestructivas.

o Desconfianza extrema.

o Cambio inusual del rendimiento escolar.

o Cambios notorios de la personalidad (depresión, ira, hostilidad, agresión)

o Uso de alcohol o drogas.

o Ideas suicidas.

o Promiscuidad.

o Rechazo a la propia sexualidad.

Adolescencia (13 a 20 años)

 

o Dolores de cabeza o abdominales que no corresponden a una causa orgánica.

o Patología alimentaria manifiesta (como anorexia o bulimia).

o Fugas del hogar.

o Consumo de alcohol o drogas.

o Manifestaciones autoagresivas de distinto tipo.

o Intentos de suicidio.

o Comportamientos sexuales promiscuos.

o Conductas antisociales.

o Cambio en el rendimiento escolar o deserción escolar.

o Poco interés en participar en actividades físicas.

o Negación insistente a mostrar su cuerpo.

o Afectaciones emocionales importantes.

o Actitud ausente o conducta anormal infantil.

o Expresión o comportamientos sexuales “adultos” en dibujos o juegos.

o Conductas seductoras.

o Orientación sexual.

o Búsqueda constante de la protección de las personas adultas, o bien, a través de la agresividad y conflicto.

 

OJO: Las manifestaciones descritas no conforman por sí solas un diagnóstico, sino que sostienen firmes sospechas de Abuso Sexual. Algunas manifestaciones son compartidas con otras circunstancias.

Fuentes.

Protocolo de acción de la Comisión para la Protección del Menor y del Adulto Vulnerable de la Arquidiócesis Primada de México.

Material de apoyo CEPROME.

 

Siguiente

Anterior

Lic. Iris

Calle Durango # 90,

6° Piso,

Roma Norte  Cuauhtémoc,CDMX

 5208-3200


Visitas

 tribunal@arquidiocesismexico.org

Redes Sociales

© 2018 por Arquidiócesis Primada de México. Todos los derechos reservados.